El futuro del reino de los destilados

Hace años la ginebra era cosa de padres, de viejos, de botellas cuadradas y transparentes que contenían un líquido que parecía colonia.

Ahora, a treintañeros con camisa, camiseta, gafapastas; con iphone y android, con ipod, ipad, tablet y analógicos, se les erizan los pelos de la nuca cuando leen el término ‘gin tonic’ en artículos, en el escaparate de un nuevo local ‘especializado en gin’… O en el bar de la esquina, cuyo visonario dueño decidió gastarse 150 euros en imprimir una carta con todas las ginebras -las de siempre más un par de ellas que leyó en ginebrasdecultopuntocom y compró en el Club del Gourmet…

¿Alguien sabe cómo se llegó a tal situación, dónde se formó el lobby de la ginebra? Yo no. Pero imagino una reunión secreta de capos de licoreras internacionales reunidos en una sala como la de la casa del sr Burns planificando el golpe de mano: “Ya está bien de whisky y de ron. Hay graneros llenos de enebro, campos de llenos de enebro -suben el tono- ¡agricultores locos por vender al precio que sea su enebro de calidad… ¡Comprémoslo!”

Y brindando todos con whisky de malta, soltaron al unísono el grito de guerra “¡Contratemos a los mejores publicistas para que conviertan ‘gin tonic’ en un término cool!”

Y lo lograron, ¡vaya si lo lograron! Y otros se encargaron de mantenerlo… ¿Hartos del pepino? Llega la rosa. ¿Hartos de la rosa? ¡Ginebras de colores! ¿Cansado de su tónica de siempre? La reinventamos para el gin tonic. Hasta las premium se ‘customizaron’ innecesariamente … Así, rizando el rizo hasta dejarlo liso y empezar de nuevo.

Para sustituir al gin tonic se perfilan como candidatos vodka, ron y hasta el anís.

VODKA. La bebida blanca triunfa en los paises anglosajones y es ingrediente de más cócteles de los que se puedan imaginar -más allá del siempre recordable ruso blanco.

Aunque contiene menos graduación alcóholica de media que la ginebra (los vodkas comerciales suele tener entorno al 40 %) sus connotaciones son de bebida intensa. Un punto a trabajar por el lobby vodkatero.

Son muchos los hosteleros y expertos en materia de destilados que apuestan por el vodka como nueva bebida de moda, y creen que una manera de introducirla en el mercado es presentarla en pequeñas cantidad, como los ‘medios vodka tonics’. Algunos incluso van más allá preparan propuestas de maridajes con gastronomía (avisaremos cuando se materialice y se pueda hacer público).

RON. El cuanto al ron, nunca ha tenido su momento de gloria, pero tampoco ha bajado su demanda. Desde hace dos décadas nuevas marcas se prensentan o reinventan como la -última- panacea del ron.

Pero el secreto a voces entre los que pasaron del Barceló-cola al Santa Teresa, es Zacapa. Un ron guatemalteco elaborado con miel virgen de caña de azúcar (la mayoría de los rones están elaborado con melaza), que se conserva en condiciones especiales, a 2.300 metros de altura, en sistema de solera y más tiempo del habitual, dando como resultado un brebaje que seduce hasta a los poco roneros.

OTRO. En cuanto al anís, no le veo más fundamenteo que un guiño gracioso a la marca de Mikel López, autor del blog ‘El comidista’.

Por cierto, aparte de escribir sobre comida de manera más que amena en su blog, López logró que la gastronomía, en general, no por un restuarador mediático ni nada similar, fuera portada de El País Semanal (domingo 7 de agosto 2011).

En definitiva, varios candidatos para un puesto que aunque se sabe efímero, se mantiene ocupado desde hace unos tres años.

Pero mientras que artículos que contengan en el título la frase ‘el gin tonic perfecto’ se retuité hasta la saciedad, el trono estará ocupado.