¿Saben los medios españoles por qué están en las redes sociales?

“Cuanto más tiempo pasa la gente en Facebook menos dedica a leer el periódico. O los acompañamos o los perdemos”.
La reflexión surgida en el seno de The Wall Street Journal la trasladó a los asistentes a la última edición de Hacks & Hackers en Madrid Di Pinheiro, editora de The Wall Street Journal Americas.

Y también la ‘solución’: crear una aplicación en Facebook de noticias que pueden ser compartidas. Esto es, convertir al usuario en editor permitiendo que muestre en su perfil de Facebook o en cualquier otra red, las noticias que más le interesan-cree que pueden interesar a sus seguidores-o le pueden hacer parecer más cool en las redes.

Esto último no lo dijo Pinheiro, pero lo sabemos quienes usamos twitter con asiduidad: que una manera habitual de conseguir RTs y de rebote, nuevos seguidores es compartiendo contenido ‘diferente’, o proporcionando información antes que otros.

La duda de la periodista brasileña, y a título personal, es cuántos de los contenidos que se comparten, además se leen. La vena periodística vs las métricas del social media.

En el turno de preguntas le hicieron la idem del millón:
-“¿Con esta apuesta de WSJ por las rede sociales, qué pretende conseguir?”
Y Pinheiro, venida desde Nueva York expresamente para dar la charla, dejó sorprendido al auditorio con la rotundidad de su respuesta:
- “Futuros lectores: que los ‘jóvenes’ que hoy nos siguen en FB sean en el futuro compradores de WSJ.

¿En España lo tenemos tan claro? Esa misma semana el periodista Vicente Fernández de Bobadilla planteaba en su cuenta de twitter: “Es una buena noticia que @publico_es haya ganado más de 2.000.000 usuarios en un año, pero ¿cómo se traducen esas cifras en ingresos?”

Yo la amplío ¿qué buscan los medios españoles con su presencia en las redes sociales y con la versión on line de sus publicaciones: ingresos publicitarios, lectores en papel presentes y futuros… ? ¿Se lo han planteado o están por que hay que estar?

Mirando a Estados Unidos, la versión on line de algunos periódicos españoles pasó de ser 100 por cien abierta a ser de pago; luego se incorporaron fórmulas mixtas -histórico de pago, noticias de última hora gratis-, para volver a la fórmula ‘todo gratis’, con ciertos pluses.

Caso Interviu. En los años 1999 y 2000, los medios comenzaban a tener presencia on line porque ‘había que estar en internet’.
Grupo Zeta hizo una enorme inversión en un portal desarrollado por Teknoland (esos ‘visionarios’ que dejaban fascinados a los directivos de traje y corbata, y a los plumillas, con su palabrería, futbolín y sala de descanso) para crear Zeta digital. Menos de un año después, la facturación en publicidad no daba para soportar costes, la ‘burbuja’ acababa de estallar y llegó el ERE. Pero es otra historia.

La decisión editorial que se tomó en Interviu para el lanzamiento de su versión on line me sigue pareciendo de las mejores que he visto hasta ahora: por un lado, subir parte del histórico de la revista, generando así contenido por donde el usuario pudiera navegar, aumentando el tiempo de permanencia en el portal; por otra, crear contenido específico para la web, y sobre todo, la forma de subir las noticias de la revista: titular más un par de párrafos, de manera que el lector interesado en continuar la lectura acudiera al quiosco.

Esto es, una apuesta doble por la versión on line como entidad independiente y por -tratar- de aumentar la venta de ejemplares en papel.

Medios en redes sociales. Los principales periódicos españoles tienen, por su puesto, presencia en Facebook y Twitter, y utilizan esta última acorde a sus características: inmediatez y limitación de caracteres. En Facebook unos se lo ‘curran’ más que otros, sin arriesgar demasiado, con diferentes aplicaciones. Pero a diferencia de la app de WSJ, la percepción de la información en una fanpage es lineal: de un golpe de vista se ven 2-3 noticias. Y en cuanto suben una nueva , la anterior se convierte en invisible.

Entonces, ¿qué buscan los medios españoles con su presencia en las redes sociales?
¿Utilizan el número de seguidores para medirse con la competencia o prefieren seguidores de calidad que visiten, comenten y compartan las noticias de la edición on line, y compren -ahora o en el futuro- la edición en papel?

YSL en la Mapfre

Soy muy fan de la fundación cultural Mapfre desde hace años, cuando dirigía un periódico para gallegos en Madrid (un toque de exotismo en mi carrera periodística) y mimaba el contenido de la agenda cultural por puro placer.

Acudí a un par de cursos en la sede de Azca sobre arte e historia, y a las presentaciones para prensa de las nuevas adquisiciones, como la Suite Vollard de Picasso, o la impactante serie Hermanas Brown; de Nicholas Nixon -36 retratos, uno por año desde el 1975, de la esposa y cuñadas del fotógrafo.

En una de esas visitas Alejandra Fernández, responsable de prensa me habló de una futura nueva sede. Sita en el paseo de Recoletos de Madrid, abrió sus puertas en octubre de 2008 con una espectacular exposición sobre Degas, que generó largas colas. Poco después el BBVA expuso en el palacio del marqués de Salamanca su colección de arte latinoamericano y se formó un revuelo en la prensa cultural porque había quien pensaba que las instituciones bancarias/aseguradoras no debían hacer la competencia a los museos, si no contribuir económicamente con ellos.



YSL.
Hace unos días visité, por fin, la exposición Yves Saint Laurent, retrospectiva, repaso a los más de cuarenta años de creacción del modisto francés.

Dicen que no es tan completa como la que se pudo ver en el Petit Palais de París, pero la muestra está compuesta por más de 150 modelos, como las creaciones con las que Saint Laurent ganó su entrada en la Historia de la moda en la segunda mitad de los 60 -el primer smoking femenino (67), la saharariana como prenda ‘de calle’, el traje pantalón femenino (68), el mono (69)…Hasta la colección más denostada por la prensa, la de 1971.

Con paradas especiales en el homenaje a la relación de YSL y Catherine Deneuve -trajes que la actriz francesa llevó en alguna de sus películas, y escenas de las mismas en video-; en la reproducción de la mesa de trabajo de Yves Saint Laurent, en las colecciones de inspiración rusa, india, africana y en las insipiradas en arte pictórico…

El fin de una era. Una de las salas a las que más tiempo dediqué fue a la de alta costura, homenaje al fin de una era que Saint Laurent y Pierre Bergé pronosticaron, con la exposición de trajes realizados para algunas de las musas del modisto: Laurent Bacall, Marie Helene Rothschild, la duquesa de Windsor…

Sin olvidar la zona más ‘especializada’, en la planta -1: un recorrido visual por los muestrarios de las telas utilizadas en las colecciones del modisto.

En el microsite de la exposición hay un apartado que indica ‘Cómo preparar la visita’ en el que señala que el último pase de visitantes se realizará una hora antes del cierre de la exposición, dando a entender que está dura una hora. Mi visita duró más de dos horas.

Si os gusta mínimamente la moda, no os la podéis perder.

Y sí, se puede hacer una visita virtual desde la web, pero qué queréis que os diga, las piezas del museo virtual de Valentino tienen mayor precisión y aún así no he pasado más de 5 minutos paseando por él.

Guía Repsol 2012, una presentación entre amigos con catering de Paco Roncero

Lúa Monasterio me solicita una dirección postal para un envío. Y yo, por si acaso la responsable de comunicación on line de Guía Repsol (@GuiaRepsolse ha acordado de mí durante su visita a alguno de los ‘soleados’ restaurantes que suele visitar  y me manda un tupper con delicias gastronómicas, no le indico la del buzón de mi casa, sino la de El cañonazo, con amplio horario y disponibilidad -en general y para la recepción de envíos.

Cuando descubro que no hay tupper alguno, sino una invitación a la presentación de la Guía Repsol 2012,  ‘personalizada’ con el recorrido desde el lugar de envío hasta IFEMA, me dispongo a escribir a Lúa para darle las gracias, pero ella se adelanta solicitando confirmación.

En el email indica que el acto, que empieza a las 12.30, terminará sobre las 3, por lo que intuimos que habrá manduca. Y rica.

Y perdónenme ustedes el ‘carpantismo’, pero a los periodistas se nos acostumbró muy bien en los 90-00 a los cohechos gastronómicos, y sin embargo ahora, a cualquier acto que en la invitación indique “con catering” se va cenado de casa.

Los autobuses son para bloggers y twitteros. Lo descubrimos al poco de llegar, cuando tras saludar a Lúa y Elvira (@elvira101), de 101, a @Luisete y al blogero gastronómico @Rafaprades -a quien por fin desvirtualicé- fuimos invitados a pasar al otro lado de la cortina que dividía el pabellón y tomar asiento en los autobuses y coches aparcados frente a una pantalla de cine. Un auténtico autocine bajo techo.

Autocine indoor en la presentación de la Guía Repsol 2012

Autocine indoor en la presentación de la Guía Repsol 2012

Imposible disimular la sorpresa ante semejante despliegue de medios.

Una voz nos da la bienvenida y nos prepara para lo que vamos a ver: un ‘informativo’ presentado por Raúl Cimas; el saludo del presidente de Repsol y el corto ‘Guiados‘, protagonizado por el actor de Muchachada Nui y su hermano Fernando.

Pero la verdadera sorpresa nos esperaba al cruzar de nuevo la cortina: un menú largo y estrecho preparado por Paco Roncero, servido por Paradis, que, efectivamente, duró hasta más allá de las 3 de la tarde:

Si en el catering de un acto o boda de segunda para poder probar algo hay que tomar posiciones estratégicas, en la presentación de la Guía Repsol 2012 los camareros te encontraban aunque estuvieras perdido en un rincón del amplio pabellón y te ofrecían las viandas. ¡Y qué viandas!

Tertulia entorno al vino. Martín Milone (@MartinMilone), David García (@SrGarcia) y yo, nos alejamos del tumulto formado entorno al photocall donde posaron los restauradores que en esta edición han conseguido la máxima clasificación de la guía, 3 soles -Ramón Freixa, del restaurante del homónimo sito en Madrid; Ricard Camarena (@RicardCamarena) de Arrop (Valencia), y Josean Alija, de Nerua (@NeruaGuggenheim), Bilbao – y  nos hicimos fuertes en una barra-mostrador llena de botellas de vino. En una esquina de la misma charlaban Rafael Ansón, presidente de la academia de gastronomía, y el marqués de Griñón, aka papá de Tamara Falcó. Sus vinos eran unos de los que se ofrecían en la degustación, junto a Les Terrases, Emilio Moro, Ysisos

Más tarde se unió a nosotros Elvira, y a los postres, Lúa, que antes de degustar cualquier creación gastronómica, fotografiaba las bandejas con el Iphone y la cámara. (Esta chica es tan profesional, y tan encantadora, que cuando en la despedida nos comenta que en breve se embarcaba en un crucero gastronómico con Paco Roncero, no nos puede la envidia, sino que nos alegramos por ella.)

Poco antes de las 3, nos retiramos como gente elegante antes de que nos invitaran a marcharnos, con la Guía Repsol 2012 bajo el brazo. Una guía que en esta ocasión es triple:

- el mapa carreteras de España y Portugal

- la publicación ‘Turismo con los mejores restaurantes’, más 400 páginas con la información de restaurantes y hoteles que tradicionalmente venía en la parte posterior del mapa, ampliada y detallada.

- y otra guía de ‘Rutas con los mejores sabores’,  un recorrido por las zonas gastronómicas por comunidades.

Todo presentado en una caja de cartón perfecta para tener a mano en casa, o en el coche.

Y en www.guiarepsol.com.

Nos vemos el año que viene.