Destination: Bullipedia. (Adrià llegó a Twitter)

Yo no quería decir nada, que vengo del Puerto (de Santa María) de comer tortillitas de camarones mirando al mar, y cazón en mi barra favorita, y  arroz con biomasa, y pan de plancton y huevos de choco en Aponiente.  Pero me han sacado a ver procesiones y tengo el dedo flojo.

Ferran Adrià llego a Twitter. Y alguien le empezó a seguir, y luego tres alguien más de tu timeline y en un ratín… los 1000 seguidores.

ADRIA PROFETA

Porque sí. Porque es Adrià y porque seguir a los cocineros en cuanto aparecen en Twitter da tanto caché -o más, o distinto, pero da caché-como cuando te hacen fav o RT cuando les mencionas por haber comido en su casa.

FERRAN ADRIA OFICIAL

Y oye, que por mí, mientras no se les llame crack o se hable de rock&roll en su cocina todo bien. Pero yo paso, por el momento, de engrosar la lista de seguidores.

Por supuesto que me he asomado a la cuenta de Adrià y he visto 3 cosas:

1. Verificada. Que en cosa de 3 días se la han verificado -Twitter España cada vez más rápido. Y no se crean que no es moco de pavo, que hasta donde llega mi memoria y observación, solo Arguiñano tiene la insignia azul (ni mi admirado y mediático Gastón Acurio, que podría cumplir todos los requisitos) y son varios los que desearían tenerla.

2.  Oficial. Aún así, sigue poniendo en la descripción que es ‘oficial’, cuestión que siempre me provoca una sonrisa ante la ingenuidad del que lo escribe.

Porque no hay más oficialidad que la verificación. Y porque cualquiera podría abrirse una cuenta con el username  @ferran_adria -vaya, se me adelantaron-,  tuitear sobre la actividad pública de Adrià y poner en la biografía la palabra ‘oficial’ y mucha gente pensaría que detrás está el cocinero. O directamente, sin pararse a pensarlo le daría a seguir.

ferran adriá 3 ferran adria 2

 

FERRAN ADRIA 1

Por supuesto que alguien podría abrir un proceso de denuncia de suplantación de identidad, pero ya nos la habrían dado con queso un rato largo antes de que esa cuenta desapareciera, o simplemente se eliminara el ‘oficial’ por una explicación tipo ‘admiradores del cocinero’.

3. ‘Yo he venido a Twitter a hablar de la Bullipedia podría ser la biografía más acertada. Pero en castellano, inglés y catalán. Como sus tweets: el mismo  triplicado.

 En las páginas de Facebook existe una opción que permite segmentar los post por idioma y ubicación geográfica de los seguidores, pero en Twitter -¿aún?- no. Y por eso, por ejemplo, el FC Barcelona tiene cuenta en inglés, español y catalán

Y yo me pregunto si de verdad a nadie le molesta eso en su TL. O lo mismo es que no lo leen. Como a mí cuando pongo placton -que es como lo yo pronuncio porque la ‘n’ se me hace gangosa- y mis fotos reciben muchos likes pero nadie me corrige.

La cuenta de Adrià empezó con 0 following, esto es, sin seguir a nadie. Y tres días después sigue a 7, de los que 5 son él mismo en alguna de sus manifestaciones.  Pero continúa sin ‘conversar’.

En resumen, mucho marketing y poco Adrià.

Me voy a hacer torrijas.

Redes sociales para el sector restauración

En el mundo de la hostelería/restauración hay ganas de saber, de aprender y de escuchar. Y en el mundo de la publicidad causa curiosidad cómo gestionan la comunicación online los cocineros.

Hace un mes asistí con los alumnos del master a una charla en el Salón mi empresa que, según el programa, iba sobre el uso sectorial de las redes sociales.  Pero la ponente pasaba a demasiada velocidad una presentación de la que solo recuerdo que de repente vi el perfil de Twitter de Tapas 2.0 bajo el epígrafe ‘sector restauración’.

Y en medio de mi ataque de risa ante la sorpresa de ver en pantalla  el logotipo de la gastrotasca de Jorge y Soraya  -sin ser mencionados ni ellos ni el nombre del local- puse un tweet:

Desde las cuentas de Taberna Marcano y Cocinar para 2 -gracias Patricia y Belén- reaccionaron enseguida ‘pidiendo’ que se hiciera realidad ese ofrecimiento de hablar de redes sociales en el sector de la restauración.

Y los chicos de  Kitchen Consult -gracias Raúl y Esther- recogieron el guante y con 1 tweets y 3 DMs acabamos organizando unas ponencias en ese Disneyland de las cocinas que tienen en Alcobendas.

Y el 25 de marzo me encontré ante unas 15  personas -propietarios y gerentes de restaurantes y caterings, jefes de sala, asesores gastronómicos…- con ganas de aprender un poco más sobre cómo sacarle partido a las redes sociales.

YO EN KITCHEN CONSULT

Foto de Paco Cruz @the_foodmanager

Durante dos horas y media debatimos sobre el aprovechamiento que se le puede sacar a Twitter y a Instragram en la hostelería; sobre la importancia de escuchar lo que los clientes dicen de nosotros a través de las rrss… Y como la mayoría no partía de cero, me contaron su experiencia con las redes.

También hubo quien llegó convencido de que si abría Twitter se exponía a recibir más críticas, pero el resto de asistentes le desmontó la idea con firmes argumentos. Y casi todos acabaron convencidos del potencial de Instagram para contar lo que pasa en la cocina, en la sala, antes de que lleguen los clientes… en definitiva para aprovechar ese efecto ‘lo que el ojo no ve’. Y de que es imprescindible tener una web autogestionable -a la que ellos puedan acceder para actualizar los datos la carta, fotos, publicar noticias…- y resposive para que se pueda consultar en el ordenador, en el móvil o en la tablet sin problema.

Hubiéramos podido seguir charlando un rato largo más, y lo mismo en breve repetimos.

Publicitarios del siglo XXI: social media y nuevos formatos

Charla en publicitarios SXXI

Justo una semana después contaba ante un grupo de publicistas el uso que hacen de las redes sociales chefs como Jordi Roca, Rodrigo de la Calle, Quique Dacosta, David Muñoz y Gastón Acurio.

DE LA CALLE. De Rodrigo -que a veces pienso que cocina con el teléfono en una tercera mano ;)-  me gusta señalar el tweet que publicó el 22 de julio del año pasado para contar que se iba al hotel Villamagna añadiendo el link a la entrevista en Gastroactitud donde daba todos los detalles.

EL ROCA INSTAGRAMERO.  Aunque en Instagram  tiene la mitad de seguidores que en Twitter, Jordi Roca le sabe sacar partido a la red de las fotos y los filtros. Por ella nos enteramos de la apertura de los dos establecimientos  Rocambolesc, la heladería que abrió primero en Girona y luego en Platja dÁro antes de leerlo en la presa, y de las nuevas propuestas de Can Roca.

 1 MILLÓN DE FANS. A Gastón Acurio se le resiste engancharse a Instagram y sin embargo le saca todo el jugo a Facebook y a Twitter. La primera, donde tiene una fanpage con ¡1 millón de fans!, la utiliza últimamente como un blog. Y respecto a la segunda ¡fue el inventor de los recetuits, ‘recetas’ en 140 caracteres a los que últimamente añade incluso fotos!Recetuit

DE TÚ A TÚ. Quique Dacosta entiende tan bien el medio -la comunicación online- que el año pasado convocó un concurso a través de las redes sociales para que sus seguidores adivinaran el nombre de su último menú -Made in the moon. El premio, cenar en su restaurante de Denia. 

En las última semanas ha publicado un interesante post del que se ha hecho eco en Twitter, donde aclara que por ser un 3 estrellas no implica que esté siempre lleno, que se caen muchas mesas a pocas horas del día fijado y al estar en Denia no le funciona tan bien como a otros compañeros eso de avisar en Twitter que tiene mesa disponible y que se le llene al instante.

MUCHO QUE CONTAR. Este año pasó septiembre y pasó octubre, incluso llegó Navidad y David Muñoz seguía tuiteando. Está claro que este es un año con mucho que comunicar -la 3a estrella Michelín, la apertura de StreetXo London y un cambio que anunciará la próxima semana, pero también que Twitter engancha.

Por sus tweets nos enteramos de la entrevista que le hizo Gabilondo, de sus carreras nocturnas por un madrid desierto, o que está harto de que le dejen tirado sin cancelar mesas.

En resumen, hay ganas de contar y ganas de saber. Y las redes sociales son un buen medio para ambas cosas.