Archivo de la etiqueta: Redes Sociales

La gastrosemana en Twitter 8-14 junio

Lunes 8:  #PNG2014: Tarde-noche de Premios Nacionales de Gastronomía 2014, que se entregan en 2015.”¡Parece un hashtag caducado!” dice alguien  entre risas.  Pero nadie, bueno, casi nadie, se adelanta en el tiempo y usa #PNG2015.

David Robledo, sumiller de Santceloni,  inaugura cuenta de Twitter el día que recoge el Premio Nacional de Gastronomía. Y José Polo, con chaqueta y sneakers,  que en un entorno de ministro y marqueses queda más fino que decir que iba en deportivas -”me paso muchas horas de pie como para ir con zapatos”- , y Toño Pérez demostraron que no estar en Twitter no es impedimento para que se hable de ellos ni de su ‘criatura‘ ni un poquino.

PORRÓN CANALLA Carta y porrón

Mis compinches y yo acabamos la noche en el recién abierto Porrón Canalla, un espacio muy instagrameable donde comer bocadillos hechos con cariño, amor y buena materia prima; como los de las algunas madres cuando íbamos de excursión.  No fuimos las únicas que esa noche hicimos el trayecto Eurobuilding-Ballesta con la pegatina de los PNG2014 en la solapa. Allí nos encontramos al equipo en pleno de Gastroactitud [- Medina + Bellver] celebrando el premio a la mejor publicación periódica online.

Durante  toda la semana el gastromoderneo ha dejado constancia de su paso por la bocadillería de Juanjo-de-la-Tasquita, coletilla que pronuncian como si hablaran de un íntimo de tiempos del insti; un lugar donde se sirve el tinto de verano en porrón, lo que revive recuerdos de la infancia y propicia que entre tragos salgan a relucir abuelos, tíos, padres, fiesta de pueblo, botas y porrones. Un back to the origins entre las paredes de un antiguo prostíbulo. Todo muy freudiano. Una grabadora en cada mesa -y unas  toallitas para quitar el vino de la ropa de los más torpes- y de ahí sale un corto.

PORRON CANALLA 2

Martes 9: Ricard Camarena anuncia la apertura de nuevo local en Valencia y me topo con una conversación entre Camarena y la presidenta de la academia de la gastronomía valenciana, Cuchita Lluch que de espontánea dan ganas de copiarla para una estrategia publicitaria.

El local aún no ha abierto pero ya tiene cuenta de Twitter, y Camarena lo ha incluido en su biografía. El cocinero valenciano siempre ha sabido sacarle partido a las redes sociales como herramienta de comunicación, aunque en mi humilde opinión el video del levantamiento de la lona daría más juego en Instagram en Hyperlapse que en Youtube.  

Miércoles. Otro anuncio en Twitter -vía Instagram- de nuevo local, en este caso en Madrid. Paco Quirós, que va a acabar convirtiendo el Barrio de Salamanca en el Sardinero III, confirmaba lo que se venía rumoreando desde hacía semanas, que abre local en Jorge Juan “donde estaba lo de los vinos”, con una foto de una instalación.  El restaurante se llama la Bien Aparecida,  como la patrona de Cantabria y hasta donde sé, se va a poder comer algo más que rabas. 

A toda marcha!… La Bien Aparecida Una foto publicada por Paco Quiros (@reste_canadio) el

Preparando la clase del jueves para  el curso de Periodismo Gastronómico y Nutricional UCM me encuentro de casualidad con algo que responde a la pregunta que, medio en serio medio en broma, hice la semana anterior en Twitter -¿Hay link a la alfombra roja AKA modelitos de los ?: un post sobre los modelitos de cocineros y acompañantes en la ceremonia de The World’s 50 Best Restaurants 2015. No comments.

Jueves. Imparto la clase en el curso de Periodismo Gastronómico de la Universidad Complutense. A las alumnas parece que les gusta lo que cuento; a mí me gustan sus aportaciones y puntos de vista ante el sector de la comunicación gastronómica.

Se queda una cuestión en el aire: en ciertas empresas es sencillo crear e implantar las directrices, en los llamados libros blancos, que ‘regulan’ lo que los empleados pueden mostrar o no en sus redes sociales sobre el entorno laboral. Pero ¿y en las cuentas de los empleados de un restaurante? Un debate que da para reflexionar un rato -corto o largo, a placer.

También en el Huffington Post 

¿Saben los medios españoles por qué están en las redes sociales?

“Cuanto más tiempo pasa la gente en Facebook menos dedica a leer el periódico. O los acompañamos o los perdemos”.
La reflexión surgida en el seno de The Wall Street Journal la trasladó a los asistentes a la última edición de Hacks & Hackers en Madrid Di Pinheiro, editora de The Wall Street Journal Americas.

Y también la ‘solución’: crear una aplicación en Facebook de noticias que pueden ser compartidas. Esto es, convertir al usuario en editor permitiendo que muestre en su perfil de Facebook o en cualquier otra red, las noticias que más le interesan-cree que pueden interesar a sus seguidores-o le pueden hacer parecer más cool en las redes.

Esto último no lo dijo Pinheiro, pero lo sabemos quienes usamos twitter con asiduidad: que una manera habitual de conseguir RTs y de rebote, nuevos seguidores es compartiendo contenido ‘diferente’, o proporcionando información antes que otros.

La duda de la periodista brasileña, y a título personal, es cuántos de los contenidos que se comparten, además se leen. La vena periodística vs las métricas del social media.

En el turno de preguntas le hicieron la idem del millón:
-“¿Con esta apuesta de WSJ por las rede sociales, qué pretende conseguir?”
Y Pinheiro, venida desde Nueva York expresamente para dar la charla, dejó sorprendido al auditorio con la rotundidad de su respuesta:
- “Futuros lectores: que los ‘jóvenes’ que hoy nos siguen en FB sean en el futuro compradores de WSJ.

¿En España lo tenemos tan claro? Esa misma semana el periodista Vicente Fernández de Bobadilla planteaba en su cuenta de twitter: “Es una buena noticia que @publico_es haya ganado más de 2.000.000 usuarios en un año, pero ¿cómo se traducen esas cifras en ingresos?”

Yo la amplío ¿qué buscan los medios españoles con su presencia en las redes sociales y con la versión on line de sus publicaciones: ingresos publicitarios, lectores en papel presentes y futuros… ? ¿Se lo han planteado o están por que hay que estar?

Mirando a Estados Unidos, la versión on line de algunos periódicos españoles pasó de ser 100 por cien abierta a ser de pago; luego se incorporaron fórmulas mixtas -histórico de pago, noticias de última hora gratis-, para volver a la fórmula ‘todo gratis’, con ciertos pluses.

Caso Interviu. En los años 1999 y 2000, los medios comenzaban a tener presencia on line porque ‘había que estar en internet’.
Grupo Zeta hizo una enorme inversión en un portal desarrollado por Teknoland (esos ‘visionarios’ que dejaban fascinados a los directivos de traje y corbata, y a los plumillas, con su palabrería, futbolín y sala de descanso) para crear Zeta digital. Menos de un año después, la facturación en publicidad no daba para soportar costes, la ‘burbuja’ acababa de estallar y llegó el ERE. Pero es otra historia.

La decisión editorial que se tomó en Interviu para el lanzamiento de su versión on line me sigue pareciendo de las mejores que he visto hasta ahora: por un lado, subir parte del histórico de la revista, generando así contenido por donde el usuario pudiera navegar, aumentando el tiempo de permanencia en el portal; por otra, crear contenido específico para la web, y sobre todo, la forma de subir las noticias de la revista: titular más un par de párrafos, de manera que el lector interesado en continuar la lectura acudiera al quiosco.

Esto es, una apuesta doble por la versión on line como entidad independiente y por -tratar- de aumentar la venta de ejemplares en papel.

Medios en redes sociales. Los principales periódicos españoles tienen, por su puesto, presencia en Facebook y Twitter, y utilizan esta última acorde a sus características: inmediatez y limitación de caracteres. En Facebook unos se lo ‘curran’ más que otros, sin arriesgar demasiado, con diferentes aplicaciones. Pero a diferencia de la app de WSJ, la percepción de la información en una fanpage es lineal: de un golpe de vista se ven 2-3 noticias. Y en cuanto suben una nueva , la anterior se convierte en invisible.

Entonces, ¿qué buscan los medios españoles con su presencia en las redes sociales?
¿Utilizan el número de seguidores para medirse con la competencia o prefieren seguidores de calidad que visiten, comenten y compartan las noticias de la edición on line, y compren -ahora o en el futuro- la edición en papel?