Archivo de la etiqueta: Social Media

Destination: Bullipedia. (Adrià llegó a Twitter)

Yo no quería decir nada, que vengo del Puerto (de Santa María) de comer tortillitas de camarones mirando al mar, y cazón en mi barra favorita, y  arroz con biomasa, y pan de plancton y huevos de choco en Aponiente.  Pero me han sacado a ver procesiones y tengo el dedo flojo.

Ferran Adrià llego a Twitter. Y alguien le empezó a seguir, y luego tres alguien más de tu timeline y en un ratín… los 1000 seguidores.

ADRIA PROFETA

Porque sí. Porque es Adrià y porque seguir a los cocineros en cuanto aparecen en Twitter da tanto caché -o más, o distinto, pero da caché-como cuando te hacen fav o RT cuando les mencionas por haber comido en su casa.

FERRAN ADRIA OFICIAL

Y oye, que por mí, mientras no se les llame crack o se hable de rock&roll en su cocina todo bien. Pero yo paso, por el momento, de engrosar la lista de seguidores.

Por supuesto que me he asomado a la cuenta de Adrià y he visto 3 cosas:

1. Verificada. Que en cosa de 3 días se la han verificado -Twitter España cada vez más rápido. Y no se crean que no es moco de pavo, que hasta donde llega mi memoria y observación, solo Arguiñano tiene la insignia azul (ni mi admirado y mediático Gastón Acurio, que podría cumplir todos los requisitos) y son varios los que desearían tenerla.

2.  Oficial. Aún así, sigue poniendo en la descripción que es ‘oficial’, cuestión que siempre me provoca una sonrisa ante la ingenuidad del que lo escribe.

Porque no hay más oficialidad que la verificación. Y porque cualquiera podría abrirse una cuenta con el username  @ferran_adria -vaya, se me adelantaron-,  tuitear sobre la actividad pública de Adrià y poner en la biografía la palabra ‘oficial’ y mucha gente pensaría que detrás está el cocinero. O directamente, sin pararse a pensarlo le daría a seguir.

ferran adriá 3 ferran adria 2

 

FERRAN ADRIA 1

Por supuesto que alguien podría abrir un proceso de denuncia de suplantación de identidad, pero ya nos la habrían dado con queso un rato largo antes de que esa cuenta desapareciera, o simplemente se eliminara el ‘oficial’ por una explicación tipo ‘admiradores del cocinero’.

3. ‘Yo he venido a Twitter a hablar de la Bullipedia podría ser la biografía más acertada. Pero en castellano, inglés y catalán. Como sus tweets: el mismo  triplicado.

 En las páginas de Facebook existe una opción que permite segmentar los post por idioma y ubicación geográfica de los seguidores, pero en Twitter -¿aún?- no. Y por eso, por ejemplo, el FC Barcelona tiene cuenta en inglés, español y catalán

Y yo me pregunto si de verdad a nadie le molesta eso en su TL. O lo mismo es que no lo leen. Como a mí cuando pongo placton -que es como lo yo pronuncio porque la ‘n’ se me hace gangosa- y mis fotos reciben muchos likes pero nadie me corrige.

La cuenta de Adrià empezó con 0 following, esto es, sin seguir a nadie. Y tres días después sigue a 7, de los que 5 son él mismo en alguna de sus manifestaciones.  Pero continúa sin ‘conversar’.

En resumen, mucho marketing y poco Adrià.

Me voy a hacer torrijas.

Pequeño comercio, escaparatismo real y acciones 2.0

Mi óptico compró una partida de monturas de colores en liquidación y las puso a la venta a 30 euros. A los pocos días entró al local un ‘moderno’ que alternaba. vivía o curraba por el barrio -Chamberí es muy de las tres cosas- y compró un par, sin graduar, of course.
Poco después ambos coincidieron en el bar de al lado tomando una caña, y a mi óptico se le encendió la bombilla: “chicos, enseñadme a manejar la página esa que habéis creado en Facebook“. Y una vez a los mandos, escribió su primer post:
“Gafas de pasta sin graduar + caña con torreznos, 30 euros”.

Ahora se arrepiente de no haber comprado más y promete que repetirá la promo en cuanto se haga con otra partida.

Todos sabemos que no hay cosa que más le guste a un moderno/indie que salpicar sus lupas con espuma de cerveza y acompañar ésta con algo contundente.
Mi óptico, además, lo aprechó para vender gafas.

DE ESCAPARATISMO REAL Y ACCIONES 2.0
Hace un año asistí en Salamanca a una charla sobre el futuro del comercio tradicional y el sector textil. Uno de los ponentes era Enrique Loewe quien comentó la sorpresa -elegante sinónimo de ‘espanto’- que le había producido pasear por las calles comerciales de la ciudad y ver el horror vacui en los escaparates (de las pocas tiendas que no están en manos de Inditex o del grupo Cortefiel, añado yo).

Muchos de los allí presentes nos sorprendimos por el comentario, ante los años de costumbre, pero nos dimos cuenta de lo ‘cargado’ de razón que estaba Loewe.

Recordé que en los 80s, cuando mi madre pedía en una zapatería “un zapato negro de tacón en el 7″ los dependientes subían del almacén con la parte superior del cuerpo oculta tras 10-12 cajas. Ahora la respuesta suele ser “mira el escaparate y dime cuál te saco”.

Es decir, toda la mercancía está expuesta, como en los grandes almacenes. Con la diferencia de que el trato en estos suele ser más cordial y además si no te convence, lo puedes devolver.

Parece claro que la continuidad del comercio tradicional local pasa por adaptarse a los nuevos tiempos. Y hay quien empieza a intentarlo.

En septiembre del pasado año la cámara de comercio de Salamanca organizó unos cursos de marketing e internet 2.0. Entre los ponentes, miembros de ‘charrosfera‘, grupo de profesionales del mundo de la comunicación, publicidad y marketing on line, convencidos de que hay futuro para el social media en la ciudad castellana.
De momento una de las industrias cárnicas locales más antiguas ha abierto cuenta en twitter ¡y ‘tuitea’!

EL ÉXITO DEL CRAFT EN LAS REDES.
Lo confieso hasta hace unos meses no sabía qué era un amigurumi.
Pero en mi timeline y en el entorno de mi ‘vida real’ se empezó a hablar de los muñecos de punto japoneses, de lo ‘maja’ que era Merche de Black Oveja… Un año antes, de lo encantadoras que eran las chicas de La Antigua y los colgantes tan ‘chulos’ que hacía Lady Desidia
Y acabé sabiendo decir ‘amigurumi’ del tirón y explicando ‘lo que es’; sigo a Black Oveja en twitter y cuando paso por delante de su vidriera miro con admiración a las chicas que ‘hacen cosas con sus manos’, y grabé una pieza de video on line en La Antigua de Pez.

Esto es, el moviento craft-nuevos diseñadores ha sabido encontrar su hueco en las redes sociales y las iniciativas -locales, cursos…- surgidas en torno a ellos acaban siendo ‘trending topic de largo recorrido’ entre las aficionadas.

TÚ PUEDES SER EL CM DE TU NEGOCIO
Parece claro que la presencia de los pequeños comercios/negocios en redes sociales supone un nuevo y efectivo ‘boca a oreja’ que ayuda a la captación de nuevos clientes a corto y medio plazo.
Solo hay que conocer las herramientas.
En muchas cámaras de comercio y asociaciones de comerciantes y pymes han empezadoa a impartirse cursos como el mencionado párrafos más arriba.
Para ir abriendo boca, aquí van algunas pistas:

- Crea una fanpage en Facebook con el nombre del negocio
: si no es un nombre muy común, aparecerá en los primeros resultados de búsqueda de Google.
En ‘información’, cuenta dónde está, el teléfono, el horario (actualízalo si cambia) y a qué os dedicáis. En el muro, cuelga información y fotos sobre los nuevos productos, lo más vendidos, aviso de inicio de rebajas; crea promociones para seguidores de la fanpage… Contesta e interactúa. Para empezar a conseguir seguidores, invita a tus amigos a seguir la fanpage; coméntaselo a los clientes; pon el logo de Facebook en la pared y en las bolsas….

- Si te atreves, lánzate a crear un perfil en twitter. No es tan ‘visual’ como Facebook pero tiene su público, y no es tan difícil como lo pintan ;)

- Date de alta en portales tipo 11870 como empresa y utiliza bien las etiquetas (no tengas miedo a repetir: si tienes una tienda de ropa de señora, pon ‘moda’, ‘ropa mujer’, ‘confección’…)

- Si tienes un restaurante, date de alta además en portales de búsqueda de establecimientos de restauración tipo salir.com

- ¿Tienes mucho que contar, al menos semanalmente, sobre tu establecimiento o marca? Crea un blog con el nombre del mismo. Y recuerda, en ‘about me’ indica dónde está tu negocio y a qué os dedicáis, y un teléfono o mail de contacto.

- Revisa semanalmente lo que se dice de ti en las redes: si alguien no ha quedado satisfecho y escibe una crítica negativa sobre tu local en alguna plataforma de servicios, esto puede restarte fiabilidad y por tanto clientes: entérate de qué ha pasado, contesta su comentario en buen tono y trata de enmendarlo. Esto se llama gestionar tu reputación on line.

De ahí a vender on line hay un salto más pequeño de lo que se cree a priori.

Follow us y quédate: no te vas a arrepentir

Con quince años, pensar que tu madre tiene un plansecreto para avergonzarte en público es de lo más habitual. La de mi amigo Felipe tuvo su momento estelar cuando le espetó a la dependienta de Levi´s Center que, como en la cazadora que acababa de comprar a su hijo lucía el nombre de la marca a tamaño cartel, entendía que tendría descuento “por hacerles promoción”.

En plena adolescencia vestir ciertas marcas era cuestión de pertenencia, y lejos de ocultar el logo, lo lucíamos con orgullo de insignia. Ni idea de cómo adquiríamos esa necesidad sin internet y en provincias, pero la teníamos.

Hoy sin embargo nos cuesta que esos mismos adoslescentes convertidos en adultos se hagan fans públicos de nuestras páginas/perfiles.

¡FOLLOW US…plis!
“Yo no sigo marcas en twitter” es un mantra de muchos earlyadopters, ‘protogurús’ y similares (desde el cariño). Desconozco la razón, tal vez su condición de ‘posibles prescriptores’ y el hecho de que en países como México los twitteros con alto número de seguidores cobren por recomendar marcas y asistir a actos.

Sin embargo hace unos días, en una conversación sobre otros asuntos salió éste. Y uno de esos twitteros (ser humano amigo), después de la frasecita de marras, resumió en otra la clave por la que una marca puede llegar a despertar interés en las redes sociales: “(sin embargo), empecé a seguir la cuenta de XXX para participar en un concurso cuyo premio me interesaba, y como publican información interesante, continúo siguiéndola.”

CASO THE RESERVE SOCIETY
Con la creación y gestión de la cuenta de The Reserve Society en twitter en octubre de 2010, entre otras cosas, nos planteamos qué estrategia seguir para captar followers. Al principio, conseguir reciprocidad de seguimiento más allá de los amigos era difícil. Las listas de ‘gastro’ funcionaron regular -en los últimos meses, el sector de la restauración está prestando algo más de atención a twitter-. Y a mitad de campaña recibí el encargo, de la agencia, de seguir un listado de marcas de consumo de alto standing internacionales con presencia activa en internet, según un estudio reciente. Sin embargo, las divisiones española de las mismas no tenían cuenta en twitter (solo dos), por lo que la idea inicial de conseguir seguimiento y conversación con ellas y sus seguidores no cuajó.

CONCURSO PARA CAPTAR, INFO PARA MANTENER
Los grandes picos de seguidores se produjeron cuando desde Facebook, tras convocar un concurso que aumentó el número de fans en 13.000 en cuatro meses, se hicieron llamamientos al seguimiento en twitter, y se informó de las acciones especiales para followers (catas y degustaciones).

En cuanto a los tweets más retwiteados, fueron uno en el que se explicaba gráficamente cómo leer una etiqueta de whisky, y varios en los que se hablaba de los ingredientes o el modo de elaboración de alguna de las bebidas (ron, whisky de Malta, ginebra…).

Es decir, los valores de las marcas convertidos en información interesante para el follower de calidad que meses después del concurso continúa siguiendo la cuenta.

Una curiosidad, en el artículo sobre los 100 millones de usuarios de twitter, no se mencionan las marcas como usuarios. ¿Estarán pensando cómo cortar ‘el grifo’ al uso de twitter como herramienta publicitaria (gratuita) o habrá sido una omisión casual?

El infinitésimo post de consejos para el community manager (externo) I

1-  Habla con conocimiento de causa y de marca. Pasa una semana, dos días, una mañana intensiva… lo que sea necesario con el equipo de marketing y los principales equipos de la marca empapándote de la filosofía de la misma.

Convénceles de que el tiempo que ‘pierdan’ contigo esos días será ventajoso para todos.

Lee todo lo que  te den y lo que encuentres sobre la marca.

Y elabora un listado de preguntas -desde cómo escribir correctamente cada término, a qué valores quieren destacar, historia de la firma etc. Una vez contestadas, ponlo de fondo de pantalla, pégalo a tu mesa de trabajo o tatúatelo en el brazo.

2- Pregunta, pregunta y pregunta. Pese a la induction, las lecturas y el automanual, no tienes que saberlo todo. Si tienes dudas sobre una consulta de un seguidor, trasládala a tu interlocutor en la marca.

3- Contesta todos y cada uno de los comentarios. Con un like, un gracias o una sonrisa, un RT o una respuesta en toda regla.

Si crees que tardarás en obtener respuesta, comenta al usuario en público o en privado que su consulta ha sido trasladada al departamento correspondiente y que será resuelta lo antes posible.

4- Eres la voz 2.0 de otro. No la tuya. Pon en tu bio de twitter que eres el CM de tal marca, pero no mezcles en el nombre de usuario tu nombre con el corporativo.

Si tus post son de lo más ingenioso, alguien preguntará quién está detrás; si estás en todos los ‘saraos’ del sector, aprovecha los contactos, pero no actúes como si fueras la marca.

Todo el mundo sabe que Don Draper está detrás de las mejores campañas, pero las firma Sterling Cooper (+2).

5- Utiliza las alertas de Google, de twitter etc para enterarte antes que el cliente de qué se dice de la marca, de la competencia o qué se cuece en el sector en el mundo 2.0.

6- Nunca cierres el ordenador sin comprobar si hay algún comentario o mención. Y no dejes de contestarlo aunque estés fuera de la jornada laboral si consideras que es necesario y no te lleva demasiado tiempo.